La manzanilla de la muerte

El árbol de la muerte o manzanilla de la muerte, conocido científicamente con el nombre de Hippomame mancinella, es  el único árbol del género Hippomame. Este árbol típico de la Mesoamérica e islas del mar Caribe, es conocido por su potente toxicidad, capaz de matar a un humano.

Manzanilla de la muerte

Manzanilla de la muerte

Morfología

La manzanilla de la muerte es un árbol de gran porte, con alturas superiores a los 20 metros, el problema es que al crecer en zonas costeras, arenosas y con fuerte viento, es muy común que el árbol se desplome antes de llegar a su  talla máxima. Una vez el árbol se desploma, su crecimiento pasa a ser a ras de suelo, con una forma suntuosa. En caso de no desplomarse, la forma del árbol será recta con una gran copa globosa. La corteza es muy gruesa y conforme madura se va quebrando, cubre todas las ramas y tallo del árbol.

Hojas e Inflorescencia

Las hojas tienen una disposición alterna, son simples, con forma elíptica, coriáceas, con prominentes nervios de color amarillo y un peciolo largo. Es un árbol de tipo perenne, aunque en los meses más secos es normal que pierda parte de su copa por la falta de agua. En épocas de lluvias regenera su copa y empieza a florecer con más fuerza, aunque es posible que tenga flores durante todo el año. Sus flores son  inflorescencias en forma de espigas axilares de hasta 7 centímetros. Las inflorescencias están formadas por 2 o 3 flores femeninas y el resto serán  masculinas de menor tamaño.

Fruto

Fruto de Hippomame mancinella

Fruto de Hippomame mancinella

El fruto de la manzanilla de la muerte es de tipo pomo, con forma globosa y unos 4 centímetros de grosor. Están cubiertos de una piel glauca y brillante. En el interior del fruto se encuentran las semillas, estas son de color pardo y forma redondeada.

Toxina

Todas las partes del árbol al romperse emanan un látex blanco y muy irritante. En caso de entrar en contacto con la piel provocará quemaduras, irritaciones, ampollas e inflamación, por el contrario si entra en contacto con el ojos provocará ceguera y si es ingerido la muerte. El humo producido por la quema de la madera y hojas es también tóxico al ser inhalado. Algunos reptiles son capaces de comer sus frutos sin ser envenenados, incluso es común que  hagan de las copas de estos arboles sus casas. Para poder utilizarse la madera, muy apreciada en la fabricación de muebles por su gran dureza, la madera debe someterse a un largo proceso de limpieza.

Webs e imágenes consultadas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s